El PSOE le pide a Portillo que abandone la alcaldía antes de que sea demasiado tarde, y que lo haga por el bien de Calahorra

La reciente nevada ha puesto nuevamente contra las cuerdas al Casco Antiguo de Calahorra. Tan solo 10 centímetros de nieve han sido suficientes para poner en evidencia el lamentable estado en el que zonas como la Plaza de la Verdura se encuentran por la falta de inversión del gobierno del Partido Popular en los últimos 25 años.

Mientras Portillo malgasta el dinero en excentricidades y banalidades, como la iluminación de la fachada del Ayuntamiento (15.000 €), una parte de la ciudad se hunde como la propia plaza, que esta mañana ha tenido que ser desalojada y acordonada por la policía local antes de que alguna persona o vehículo fueran engullidos.

Una plaza cuyo estado calamitoso ha denunciado en múltiples ocasiones el Partido Socialista, la última el pasado 17 de septiembre, ocasión en la que ya se avisaba de que la plaza podía hundirse en cualquier momento. Y para cuya reparación el PSOE propuso invertir en el pasado 2017 una enmienda por valor de 250.000 Euros que fue rechazada por el Partido Popular.

Hoy nos encontramos con la calle Mayor y la Plaza de la Verdura cortadas al tráfico. Con unos problemas que no van a solucionarse de la noche a la mañana y que van en aumento.  Con un casco Antiguo cada vez más colapsado, con una ordenación del tráfico absurda y varias calles cortadas, algunas de ellas desde hace años, tal es el caso de la calle Portillo de la Plaza.

Nos encontramos también con la paradoja de ver edificios en ruina calamitosa, como el de la calle mayor 27, que no se derriban con la misma celeridad que se hizo con la casa de los “Gómez-Sota”, pese a que se encuentran en situación de elevado peligro.  No hay una política urbanística consolidada y sensata para el Casco Antiguo, tan solo parches forzados por las circunstancias y la discrecionalidad clientelista.

El alcalde de Calahorra no ha hecho nada en absoluto para solucionar estos graves problemas estructurales y, lo que es peor, piensa seguir sin hacer nada, mientras el deterioro de la ciudad avanza imparable por algunas zonas.

Se aduce a la falta de medios económicos para afrontar soluciones urbanísticas, pero al mismo tiempo el Partido Popular pacta con el partido “Ciudadanos” asombrosas modificaciones de crédito para lo que les da la gana, tal ha sido el caso este mismo año con la aprobación de una ampliación de crédito con cargo al remanente de tesorería por valor de casi 800.000 euros, destinados a reparar el camino de la Algarrada, algo que bien podía haber esperado a otro año; lo mismo que presupuestar para 2017 más de 600.000 euros en festejos. Gran parte de todo ese dinero podría estar destinado a la Plaza de la Verdura y hoy las obras comenzadas.

Cada vez es más evidente que Luis Martínez-Portillo es un alcalde agotado, sin proyectos ni recursos para dirigir nuestra ciudad. Un alcalde más preocupado en banalidades intrascendentes que en dar soluciones. Por lo que desde el Partido Socialista le invitamos a marcharse a su casa y dejar la alcaldía en las manos de otra persona más cualificada, más capacitada, que sea capaz de sacar esta ciudad adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *