El PSOE de Calahorra tenía razón: la ordenanza de cuartos va en contra de la Constitución

  • La C.A.R. responde favorablemente a la solicitud de revisión cursada por el PSOE de Calahorra confirmando la inconstitucionalidad del artículo 29 de la ordenanza.
  • La Consejería de Política Local da un plazo de un mes para eliminar el párrafo que pretendía permitir a la policía local inspeccionar los locales sin orden judicial.
  • Para el PSOE es bochornoso que, por el empecinamiento del PP, el Ayuntamiento de Calahorra haya tenido que ser requerido por aprobar una norma que vulnera la Constitución.
  • La ordenanza fue aprobada definitivamente rechazando las alegaciones del PSOE con el voto en solitario del PP y gracias a la abstención de Ciudadanos, puesto que permitió que saliera aprobada mediante el voto de calidad del alcalde.
  • Este hecho supone una muestra más de la incompetencia de Garcia Rivero en el ejercicio de sus funciones

El PSOE votó a favor de la propuesta del PR+ para que, ante la problemática ciudadana, se redactara una ordenanza que regulara el uso de cuartos por las cuadrilla.

Durante el debate para la aprobación provisional de dicho reglamento en el pleno de septiembre el Grupo Municipal Socialista ya advirtió de que el artículo 29 vulneraba la Constitución y conminó a su modificación, además de a la mejora y revisión de otros artículos de la norma. Por eso motivo el PSOE se abstuvo y presentó una serie de reparos a la ordenanza solicitando al Partido Popular que la retirara con el objeto de terminar de perfeccionarla.

Posteriormente, en el trámite de alegaciones, el Grupo Socialista presentó varias propuestas que contaron con informes favorables tanto del técnico como el informe jurídico de Secretaría General Municipal (cuya función es asesorara jurídicamente al Pleno).

En aquel momento, García Rivero decidió desestimar todas las alegaciones del PSOE desoyendo los informes y sin admitir ningún tipo de rectificación. Durante el debate de las alegaciones en el pleno de enero de 2017 se permitió menospreciar a los concejales del PSOE acusándonos de sembrar alarma con la “tontería de la inconstitucionalidad” llegando a decir que el PSOE “le ponía del hígado”.

Un debate en el que lejos de meditar y reflexionar sobre el fondo de la cuestión el PP prefirió cargar y acusar al partido socialista de electoralismo. Finalmente, el voto favorable del PP y la abstención de ciudadanos forzaron a que el voto de calidad del alcalde permitiera la aprobación definitiva de la ordenanza de cuartos de cuadrilla.

Es llamativo que siendo el propio alcalde y el concejal responsable de la ordenanza abogados en ejercicio, ambos votaran a favor de aprobar un texto que vulnera la Constitución.

Ningún pleno puede aprobar un texto que vulnera la legalidad. Por ello, ante la alarmante situación producida únicamente por la cabezonería y la soberbia del PP, el Grupo Municipal Socialista solicitó amparo a la Delegación del Gobierno y a la Comunidad Autónoma de La Rioja para que, en el ejercicio de sus funciones, revisaran la ordenanza municipal de cuartos en relación a la inconstitucionalidad del artículo 29.

El 6 de abril de 2017 se recibía un requerimiento por parte del Gobierno de La Rioja, Dirección General de Política Local que dice:

“(…) se le informa que el párrafo 2º del artículo 26 de la “Ordenanza municipal reguladora de cuartos de cuadrilla” contraviene lo dispuesto en el art. 18 de la Constitución de 1.978 y 100.3 de la LPCAP, por lo que se requiere a ese Ayuntamiento para que procesa a su anulación en el plazo de un mes”.

Es absolutamente bochornoso que se haya tenido que llegar a esta situación por la soberbia y el empecinamiento del PP que desoyeron los argumentos del PSOE que ahora han sido ratificados palabra por palabra por el informe de los Servicio Técnicos de la Consejería de Política Local.

Se trata de un ejemplo paradigmático del modo de hacer política de García Rivero, de su incompetencia manifiesta para desempeñar el cargo que ocupa y de las formas de gobernar del Alcalde Luis Martínez Portillo que prefiere vulnerar la Constitución antes que escuchar los razonamientos del PSOE con tal de defender a sus concejales en sus meteduras de pata como ya viene siendo habitual.

Afortunadamente, gracias a la seriedad en el trabajo y el rigor con el que el Grupo Socialista enfrenta la política municipal este disparate legal ha podido ser solucionado a tiempo y se eliminará la ley de la patada en la puerta de Portillo y Rivero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.