RESUMEN DEL AÑO: El proyecto del PP para Calahorra está agotado y se muestra incapaz de cumplir sus promesas

  • Luis Martínez Portillo, un político acabado, sin impulso, que no pone solución a los principales problemas de Calahorra.
  • El Equipo del PP más preocupado por su imagen y su división interna que por el trabajo para la ciudad.
  • De la cuesta de la Curruca a la escalera de la embajada de Bruselas, dos imágenes que resumen un año.

Nos acercamos a la recta final de la legislatura y el PP se muestra incapaz de cumplir con sus promesas y anuncios para esta legislatura.

Dos imágenes sirven de metáfora que resume con claridad la situación política en el año 2017. La imagen que ponía Calahorra en el foco informativo nacional tras la muerte de una persona en un incendio en la cuesta de la Curruca frente a la imagen ampliamente difundida de buena parte del Equipo de Gobierno en la escalera de la embajada de Bruselas.

Frente a la realidad y las necesidades de Calahorra, el día a día del Equipo de Gobierno y su habitual preocupación por el postureo y la imagen.

Pese a los esfuerzo del PSOE por dar solución de manera urgente nada se ha hecho. La negativa del PP y de Ciudadanos en Calahorra y en la Comunidad nos deja un problema sin solución. La cuesta de la Curruca y su entorno seguirá abandonado un año más.

En cuanto a los compromisos del Equipo de Gobierno este es el balance que podemos hacer:

  • El Polígono ‘El Recuenco’, ni se ha abierto aún ni se abrirá durante esta legislatura. Es el más evidente fracaso de Luis Martínez Portillo. Siendo optimistas, hasta 2020 no dispondremos del polígono industrial.
  • Viviendas del solar de ‘Las Medranas’. No sólo no se van a construir viviendas sino que nos va a costar 869.00€,  de los cuales 200.000€ se pagarán el próximo año al IRVI.
  • Solar de ‘Las Cloacas’, en el que la actuación anunciada no ha visto la luz, ni en 2016 ni en 2017. Tampoco se ha terminado el expediente para la declaración de las Cloacas de Calahorra como Bien de Interés Cultural como anunció Portillo en su primera toma de posesión como alcalde (2014).

En cuanto al trato dispensado a Calahorra desde el Gobierno de La Rioja y el Gobierno de España hemos de señalar dos cuestiones importantes. El AVE y el desdoblamiento de la N-232, dos cuestiones cruciales de futuro en las que el Gobierno de España ha abandonado a La Rioja, y en especial a la Rioja Baja, y ante las que el Gobierno Regional no solo no reivindica sino que se muestra complaciente.

En la N-232 solo hemos visto cómo se pintaba una larga línea continua mientras otros tramos se desdoblan. Y sobre el AVE, el ministro dejó claro en su reciente visita que Calahorra y la Rioja Baja se bajan del tren del AVE gracias al PP.

Además, el Gobierno Regional continúa sin ejecutar la reparación del muro del albergue de San Francisco tras muchos años de anuncios.

Sobre las inversiones ejecutadas por el Equipo de Gobierno en Calahorra es la historia de varios fracasos y errores.

  • La obras de reparación del complejo polideportivo de La Planilla consecuencia directa del abandono del PP de la instalación durante los últimos años
  • La restauración del Humilladero, consciencia del mal resultado de la última restauración realizada.
  • La reparación de la Ermita de la Concepción, que ya fue cerrada y reparada la pasada legislatura pero que se ha tenido que volver a cerrar y reparar.
  • La adecuación del Pabellón Europa, no solo ha supuesto realizar una adaptación que debiera haber estado contemplado en el proyecto original sino que se van a tener que acometer nuevas obras para solucionar los problemas causados por la obra de este verano. Problemas de accesibilidad y de seguridad generados con la adecuación.

Además se han tenido que acometer obras de urgencia que han dado la razón a las enmiendas al presupuesto local planteadas por el PSOE que fueron rechazadas por el PP.

  • Las ya mencionadas reparaciones en las piscinas municipales.
  • La adecuación de las instalaciones eléctricas de los colegios.
  • La reparación de la red de alcantarillado de la ciudad.

Parece que lo único que se cumple del presupuesto municipal son los gastos en festejos que crecen anualmente y que sobrepasan lo presupuestado.

Además este año judicialmente ha venido a demostrar los errores cometidos en la política urbanística de Luis Martínez Portillo en su etapa como concejal de urbanismo.

  • Las sentencias de las expropiaciones de ‘El Recuenco’ que dejan patente la incorrecta tramitación de los expediente por parte del Ayuntamiento de Calahorra.
  • La sentencia de la Plaza Europa que nos obliga a ejecutar una obra a consecuencia directamente de una decisión de Martínez Portillo que va a suponer un desembolso municipal.
  • La sentencia del derribo de la vivienda de la familia Gómez Sota que, pese a que el Alcalde ha decidido recurrir, es contundente al condenar al Ayuntamiento ante una decisión injusta.

También desde un punto de vista legal para el Grupo Socialista es reseñable el empeño del PP y de Ciudadanos en aprobar una ordenanza, la de cuartos, con un artículo que vulneraba la Constitución a pesar de las advertencias del Grupo Socialista. Finalmente la intervención del Gobierno de La Rioja obligó a rectificar dicho artículo.

Por último en un contexto puramente político este año hemos de señalar el cambio realizado en el Grupo Socialista en el que la concejala Ana Alonso sustituyó a Oliver Lolo.

Llamativo y muy señalable es la ruptura patente en el seno del Equipo de Gobierno tras el proceso interno que culminó con la elección de Ceniceros que ha dejado en Calahorra un PP muy divido, en especial en el equipo de Gobierno y un dirigente local, Luis Martínez Portillo apartado de la ejecutiva Popular regional.

En cuanto al resto de Grupos, 2017 ha supuesto la pérdida total de rumbo de Ciudadanos, perdidos e incapaces de tener una visión global de ciudad y de las necesidades más acuciantes de los Ciudadanos. Más preocupados de rentabilizar pequeños logros y concesiones que de dar un cambio y un impulso a una ciudad que no necesita de manera urgente.

En resumen nos encontramos con una legislatura perdida, con un alcalde incapaz de negociar con nadie, ni siquiera con los suyos y con inversiones anunciadas una y otra vez que no se terminan de realizar.

Se trata de un reflejo claro del agotamiento del Partido Popular, incapaz de tener un proyecto de ciudad que de respuesta a las necesidades de Calahorra centrados como están en el postureo y la frivolidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.